sábado, 25 de julio de 2009

Emociones y memoria

Uno de los estudios clásicos en neurociencia es el estudio de cómo se forman los recuerdos. Entre todas las variables posibles que participan en el proceso, una de las más conocidas es la carga emocional del suceso.

Si queréis conocer más detalles, la entrada Emotion and Memory de la wikipedia es muy clarita y está muy currada.

Aprender a crear recuerdos efectivos es una de las claves del marketing. Tenemos que ser capaces de asegurarnos que nuestra marca está bien ubicada en el cerebro del cliente potencial. Necesitamos que nos reconozca, nos recuerde y nos elija en un proceso tan irracional y sesgado como es la decisión de compra.

Para discutir esta cuestión uso una foto impactante de las torres gemelas el 11S. Con ella hago una apuesta a que todos pueden recordar con bastante exactitud dónde estaban y qué estaban haciendo en el momento en el que vieron la imagen.


Por supuesto, la gran mayoría recuerda perfectamente donde estaba y puede explicarme lo que hacía con gran lujo de detalles. No deja de impresionarme lo bien  que recuerdan los detalles de aquel momento, sobre todo teniendo en cuenta que ocurrió en 2001!!

Digamos que siempre gano esta apuesta :)


Aprovecho ese momento para explicarles que es un truco fácil por mi parte; en el proceso de la memoria es muy importante la participación del sistema límbico (emociones) que marca el grado de importancia de un recuerdo y con ello la intensidad con la que se almacena. Eventos con alta carga emocional tienden a grabarse intensamente y pueden recuperarse con claridad pasado mucho tiempo.


Sin duda, un ejemplo de ello es el ataque a las torres gemelas, para mi uno de los choques emocionales más intensos que se han vivido en el S XXI.


La buena noticia es que este sistema de asociar emociones a recuerdos no se limita a las emociones negativas, también es efectivo con emociones positivas, como muestra ¿podéis decirme donde estabais cuando visteis esto?






Comprendere cómo funciona el cerebro es muy útil para transformar personas y organizaciones.


Juanjo Valderrama