domingo, 13 de mayo de 2012

¿Soportarías a una persona como Feynman en tu equipo?



Como casi a cualquier científico, me encanta el personaje de Richard Feynman. Es el paradigma del científico brillante, premio Nobel de física y la vez protagonista de mil anécdotas* entre otras la de ser declarado "deficiente mental" por el ejercito de los EEUU.

Hay una historia suya que utilizo a menudo en los debates sobre equipos y el papel de la dirección en estos procesos. Se trata de su participación en la investigación del desastre del Challenger, el transbordador espacial de la NASA que explotó en 1986 segundos después de despegar.
Foto del accidente (wikipedia)

La comisión de investigación en la que participaba Feynman descubrió que el accidente fue causado por la pérdida de elasticidad de unas juntas de goma debida a la baja temperatura que había el día del lanzamiento.

La causa la encontraron el propio Feynman y el general Kutyna que también participaba en la comisión.


Sin embargo, en un principio, a Feynnman no le apetecía nada participar en esta comisión de investigación. Me puedo imaginar que el ambiente en la NASA tras el accidente no sería cómodo y que gran parte de los responsables estarían temiendo por sus puestos de trabajo. De hecho, en un último intento para librarse de participar en la investigación, Feynnman habló con su mujer para buscar juntos alguna excusa que lo librara. Ello le dijo algo parecido a esto siguiente:

"Si no lo haces tú, habrá doce personas, en grupo, yendo todas juntitas de un sitio a otro. Pero si entras en la comisión, habrá once personas, todas en grupo, dando vueltas de un sitio a otro; mientras el duodécimo mete las narices por todas partes, inspeccionando toda clase de cosas raras. Probablemente no habrá nada, pero si hay algo que encontrar, tú lo harás. No hay nadie que haga eso como tú." 
Richard Feynman, ¿Qué te importa lo que piensen los demás?



La gran pregunta que me hago siempre es: ¿De verdad soportaría a una persona como Feynmann en mi equipo?

Se trata de una persona que no acepta la autoridad impuesta, acostumbrada a pensar de forma independiente, a dudar de todo, a investigar por su cuenta y a discutir por principios. Es esa misma inteligencia que lo hace un trabajador valiosísismo la que también puede convertirlo en una persona enormemente incomoda a la que "mandar" porque pensará independientemente, dudará de todo lo que le digas e investigará por su cuenta… Y es que a nadie nos gusta que nos lleven la contraria, sobre todo cuando estamos equivocados, que es cuando más falta nos hace.


Juanjo Valderrama
@jjvaarq
Trabajo en gottraining


Os dejo el vídeo en el que el propio Feynman demuestra ante los periodistas la pérdida de flexibilidad de la junta de goma con la baja temperatura.




* Recogidas en dos libros divertidísimos y muy recomendables: ¿Está usted de broma, Sr. Feynman? y ¿Qué te importa lo que piensen los demás?.


¿Por qué las redes de neuronas funcionan tan bien? Computadores y cerebros

¿Y si toda la corteza cerebral no fuera más que una máquina de hacer predicciones?  Con esta hipótesis, Jeff Hawkins, el inventor de la Pal...